Fallece D. Antonio Algora Hernando, obispo emérito de Ciudad Real.

Ha fallecido D. Antonio Ángel Algora Hernando, obispo emérito de la diócesis de Ciudad Real durante 13 años, y obispo emérito desde 2016, con 80 años de edad, de un fallo multiorgánico en torno a las cuatro de la tarde.

Don Antonio ingresó en el Hospital de La Paz de Madrid el pasado 20 de septiembre, con diagnóstico de neumonía bilateral provocada por la COVID-19. En los últimos días había dado signos de recuperación porque la infección había remitido, la presión arterial se le había estabilizado y cada vez aguantaba más la respiración de manera autónoma. Sin embargo, esta mañana, el equipo médico ha informado del fallo multiorgánico que ha derivado en su muerte.

D. Antonio Ángel Algora Hernando, obispo emérito de la diócesis de Ciudad Real.

El día 20 de marzo de 2003, al aceptar el Santo Padre la renuncia, por razones de edad, de Monseñor Torija al gobierno pastoral de nuestra diócesis, fue nombrado Obispo de Ciudad Real, con el título honorífico de Prior de las Órdenes Militares. Tomó posesión el día 18 de mayo de 2003 en la Santa Iglesia Catedral Basílica, de manos de D. Rafael Torija.

El 2 de octubre de 2015, después de doce años como obispo prior de la diócesis de Ciudad Real, presentó la renuncia al gobierno de la diócesis por razones de edad. El 8 de abril de 2016 se anunció que lo sucedería D. Gerardo Melgar Viciosa, en ese momento obispo de la diócesis de Osma-Soria, que tomó posesión el 21 de mayo de 2016.

Desde ese momento, D. Antonio Algora ha residido en Madrid, celebrando la eucaristía a diario en la parroquia Santa María la Mayor y San Julián, en el distrito madrileño de Tetuán. Además, ha continuado acompañando a Hermandades del Trabajo, tal y como comenzó en sus primeros años de sacerdocio.

Fuente: https://www.diocesisciudadreal.es/noticias/1557/ha-fallecido-antonio-algora-hernando-obispo-emerito-de-ciudad-real.html

La Real y Muy Ilustre Hermandad de la Oración en el Huerto de los Olivos, manifiesta su más profundo dolor y consternación ante el fallecimiento de nuestro Obispo Emérito, y hace extensivo éste pésame a sus familiares y amigos.

Señor, dale a tu hijo, descanso eterno y brille para él la luz perpetua.
D.E.P.